Noticias

Productividad en beneficio del medio ambiente:

PROFESIONALES CHILENAS CONVIERTEN EN PINTURA LOS RESIDUOS DE PLUMAVIT

El tercer módulo del curso on line “Ley REP: Cambio en la producción y el consumo en Chile” (martes 11 de diciembre) contará  la experiencia de dos jóvenes químicas que encontraron una forma de prolongar el ciclo de vida del plumavit, convirtiéndolo en distintos tipos de pintura. Así  un material inerte, cuya degradación toma 400 años, se recicla convertido en nuevo producto.

En Chile se desechan anualmente casi 10 mil toneladas de plumavit, producto  no bio degradable y difícil de incorporar en procesos de reciclaje, pues ocupa grandes espacios con pesos mínimos por volumen, lo cual lo hace pésimo negocio para los recicladores, que  definen el precio de venta de su producción a partir del peso del material acumulado en largas jornadas de acopio.

  

Justo este conjunto de limitaciones sugirió una oportunidad de negocios a dos  emprendedoras estudiantes de química de la Universidad de Chile. Hoy, cuando ambas están tituladas y una concluyó su doctorado el 2011 también en la Casa de Bello, el sueño de esas estudiantes es la pequeña empresa Idea-Tec,  que se nutre de un material que, hasta el trabajo de investigación realizado por ellas durante más de tres años, solo era plástico de lenta degradación, fácil desecho e improbable reutilización: el poliestireno, nombre técnico del viejo y conocido plumavit.

¿Y SI INVENTAMOS ALGO?

Cristina Acuña, doctora y licenciada en química,  y  su colega Constanza Cifuentes se divisaron en la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la U. a principios del 2000, pero solo se conocieron el 2013,  en los agitados días de la formación del Colegio Chileno de Químicos, proceso en el cual, dice Cristina:


-“Aprendimos de nuestra propia capacidad como líderes, conocimos las dificultades  de organizar a las personas y lo fantástico de sumar voluntades. Mientras avanzábamos en esa experiencia, fue tomando forma  la idea de hacer juntas una empresa”.

  

-“Un día, conversando sobre lo dañado que está el medio ambiente en Chile -recuerda Constanza-  una de las dos dijo: ¿Y si inventamos algo que nos genere ingresos y sirva al medio ambiente?.

  

-“El tema del plumavit nos venía dando vueltas hacía tiempo –acota Cristina- justo porque es uno de esos problemas que nadie aborda, pues aparentemente no tienen solución. 

  

Buscaron  apoyo financiero en CORFO y se pusieron a investigar cómo incorporar este material en algún tipo de producto. O convertirlo en uno”.


ACIERTO Y ERROR

Lo demás...el viejo acierto y error. Pruebas fallidas que dan origen a otra idea y, finalmente, un acierto:

  

-“Creamos un proceso que permite transformar el plumavit en pinturas de diversos tipos, desde interiores hogareños a señalética vial. En un país cuya industria de la construcción se expande, el mercado ofrece la posibilidad de reciclar toneladas de plumavit. Y a precios competitivos”, afirma Constanza, quien se encarga del marketing y la búsqueda de clientes, como socia y coordinadora comercial.

  

Cristina, por su parte,como coordinadora general, cumple su rol en la investigación y el desarrollo de productos:

  

-“Fueron varios años de desarrollo en laboratorio, después se  aplicó tecnología e hicimos pruebas un año más. Luego, junto con fabricar pintura, nos enfocamos a  conseguir financiamiento y dimos el gran salto: dejamos los respectivos trabajos y lo apostamos todo a nuestra idea”, relatan.

  

Lograron adjudicarse un Star Up Chile, de CORFO. Eso las convenció que la idea funciona  técnica y económicamente. Una fortaleza que saben en algún momento dejara de disfrutar, es que hoy su  materia prima no tiene costo. Las propias empresas van a dejarles el desecho de plumavit a las bodegas en que funcionan.

  

La empresa cuenta ya con un  pequeño equipo, que se distribuye tareas de investigación, producción y operaciones, multiplicándose  para satisfacer las demandas de una organización que crece.

INCERTIDUMBRE

Antes de terminar este año dejarán el pequeño espacio que arriendan desde principio de 2017 en la Florida, para instalarse en un gran galpón en Quilicura, que multiplica sus capacidades de almacenaje de materia prima, incrementando así su productividad.

  

-“El 2017 logramos  una pintura de tráfico lo suficientemente buena como para la venta.Es un producto para el cual la demanda es constante. Ahora estamos en etapa de crecimiento en el mercado, mientras en paralelo seguimos experimentando el desarrollo de nuevos productos”, afirma Cristina Acuña. 

  

Respecto a la Ley REP, cuyos reglamentos están en fase de redacción en distintas mesas de trabajo, Constanza Cifuentes, aunque valora el cambio cultural asociado a esta legislación  se declara inquieta pues dice:

  

-“Es posible que el rol de las pequeñas y medianas empresas no queden bien resguardado. Sí así ocurre, la entrada en régimen de esta iniciativa legal, el año  2021, podría complicar nuestro desarrollo”.

  

Ambas puntualizan la necesidad de información más fluida sobre los avances de este proceso y los acuerdos de las respectivas mesas de trabajo.

SOBRE LAS PROPIETARIAS DE IDEA TEC

Idea-Tec fue creada el 2014 por las químicas Cristina Acuña y Constanza Cifuentes, ambas  egresadas (2010) de Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Universidad de Chile. Mientras Constanza se insertó rápidamente en el mundo laboral, Cristina más enfocada en la investigación cursó un Doctorado (2011) en la misma Casa de Bello. 


Idea-Tec, que surge con el propósito de   emprender, aunando productividad, innovación y cuidado del medio ambiente, en la actualidad está  dedicada al reciclaje de poliestireno, conocido como plumavit,que se  transforma y comercializa convertido en materia prima de diversos tipos de pintura.

Paralelamente, investigan nuevos productos basados en la transformación del poliestireno.

Entrevista Idea-Tec

PLATAFORMA DE ECOLOGIA INDUSTRIAL BUSCA REVERTIR EL DETERIORO AMBIENTAL Y ECONÓMICO DE VALPARAISO

 La organización nace para proteger el medio ambiente y potenciar industrias locales vinculadas a la reutilización de materiales, energía e información, superando la actual competencia por recursos críticos, como el suelo y el agua. El proyecto, impulsado por la Escuela de Ingeniería en Construcción de la Universidad de Valparaíso,  avanza hacia la economía circular. 

ver